solicitar presupuesto
right-chevron-white

Blog

información al día

Calzado apto para adultos y personas mayores

calzado para adultos

Se calcula que el 80% de las personas mayores experimentan problemas en los pies y necesitan un zapato especial. Es por esta razón que es importante aprender a escoger un calzado apto para personas mayores y adultos.

Al escoger un buen zapato te aseguras de que se solucionen unas necesidades específicas, especialmente aliviar dolores en las extremidades posteriores, y seguridad al caminar.

¿Qué es un calzado para personas mayores y para qué sirven?

Los zapatos para personas mayores están pensados para que puedan usarlos personas que tienen inflamación en las extremidades inferiores, pacientes que haya tenido una cirugía reciente o con problemas articulares. Tienen una forma que permite coger bien el pie, ya que la mayoría son anchos y ajustables. Además, disponen de una amortiguación para caminar muy apropiada para personas adultas.

No debemos confundir los zapatos para personas mayores con zapatos ortopédicos. Estos únicamente los recomienda un especialista que lo prescribe para solucionar problemas de movilidad, dolores o para personas que recientemente hayan sido operadas. El objetivo para llevar estos zapatos es aliviar los síntomas o signos de una enfermedad como:

  • Artritis: provoca deformidad de los dedos del pie, en tobillos o rodillas o cadera.
  • Deformidad de los pies: a causa de juanetes, torcedura de dedos hallux o ensanchamiento.
  • Uñeros: cuando la uña crece de forma anormal y se clava en la piel provoca inflamación de la zona.
  • Diabetes: es importante llevar unos buenos zapatos para evitar infecciones u dolores en los pies. Esta patología provoca que salgan úlceras, heridas y, como son difíciles de curar, puede que aparezcan infecciones graves y, en casos muy graves, se amputa el dedo o el pie.
  • Obesidad: provoca inflamación de las extremidades.

Calzado para personas mayor

¿Por qué es importante tener un buen zapato para adulto mayor?

Disponer de un buen zapato cuando se llega a cierta edad puede disminuir los dolores y otros problemas en los pies, rodillas, caderas o espalda. Además, para las personas que tienen los pies hinchados, se aseguran disponer de un zapato que se adapte a sus necesidades.

Con la edad, aparece debilidad en los huesos y en los músculos, así que se pierde equilibrio para andar. También sucede que la piel es mucho más delicada, ya que es mucho más fina y se reseca con facilidad, en consecuencia, pueden salir más heridas. Otro factor importante es que con los años los pies cambian de tamaño y, en ocasiones, se deforman apareciendo espolones, dedos de martillo, juanetes.

Por lo tanto, los zapatos para personas mayores tienen una anatomía concreta que permite solucionar estos síntomas causados por enfermedades o problemas anatómicos de los pies o piernas.

Gracias a tener hormas anchas, empeines ajustados y, algunos, soporte hasta los tobillos, los hace ideales para personas con artritis, problemas de deformación del pie, uñeros, diabetes u obesidad.

Además, es importante que sea fácil de poner y quitar, ya que con la edad doblar la rodilla o llegar hasta al pie puede ser complicado. Las personas aprecian mantener independencia y poder seguir haciendo gestos cotidianos por ellos mismos, especialmente algo tan simple como ponerse los zapatos.

Tipos de zapatillas para adultos

Características de calzados para personas de la tercera edad

En el momento de comprar un zapato para personas mayores debemos tener en cuenta estas cualidades:

  • Zapato cerrado: esto ofrece más seguridad y protección del pie al caminar y, además, hay más sujeción así que más estabilidad.
  • Cierres de velcro: ofrece más facilidad para poder ponerse y quitarse los zapatos. Es especialmente útil si la persona mayor tiene problemas de movilidad o dificultades para encorvarse o contraer la rodilla para poder abrocharse los zapatos.
  • Suela antideslizante: para evitar resbalar o caerse. Especialmente cuando hay el suelo mojado o resbaladizo.
  • Suela con amortiguación: es importante que el zapato absorbe el impacto al pisar al suelo, especialmente si la persona tiene dolor en las articulaciones.
  • Hormas anchas o estrechas: esto variará en función del pie. Muchos zapatos para personas mayores tienen un ancho especial para que sean cómodos en caso de pies hinchados o grandes a causa de la edad.
  • Suavidad de los materiales, especialmente en el empine y talón: con la edad la piel es más fina y se reseca con facilidad, esto provoca que salgan heridas. Es importante saber si el zapato tiene materiales sintéticos, de piel o algodón ya que evitará la aparición de lesiones en pies delicados.
  • Materiales flexibles: facilita la movilidad de la persona mayor, especialmente si tiene problemas para andar ya que puede adaptarse perfectamente a la forma del pie.
  • Fáciles de lavar: es un detalle importante, ya que hay materiales que son más complicados de lavar o pueden estropearse más fácilmente.

Como escoger zapatos

¿Cómo se escoge la talla del zapato de un adulto?

Es importante escoger zapatos de la talla correcta para evitar que el calzado se deforme, en caso de que sea grande, o que la persona pueda caerse ya que es más fácil perder el equilibrio y también puede favorecer que salga dolores en los pies. En caso de ser pequeño, lo más probable es que sienta dolor en algunas zonas del pie y no pueda andar bien. También provoca rozaduras y por lo tanto es más fácil que salgan heridas.

Para estar seguro de que se escoge la talla adecuada el dedo más largo del pie debe estar a un centímetro de la puntera. También debes fijarte que los dedos no toquen el parte superior de la puntera y que el dedo pequeño no esté oprimido y apretado con el lateral del zapato. Si se da alguna de estas situaciones, entonces tienes que probar una talla más o bien cambiar de modelo, ya que puede ser que este no sea el indicado.

Zapatos post operatorio

Otro truco importante es probarse los zapatos por la tarde, ya que es cuando el pie está más hinchado y te aseguras de que el zapato se pueda adaptar bien a esta situación.

¿Qué ocurre si utilizas plantillas?

En el caso de personas que utilizan plantilla es importante elegir un calzado adecuado que se adapte perfectamente. Algunos zapatos permiten quitar la plantilla que viene para poder poner la ortopédica.

Las plantillas ortopédicas permiten aliviar los problemas crónicos como la artritis, se hacen a medida, así que tienen la largada y anchura exacta del pie, además, permiten equilibrar la pisada para distribuir bien el paso y aliviar posibles dolores.

Esta clase de plantillas también son indicadas cuando hay una fractura en las extremidades inferiores o displasia de cadera.

Existen plantillas universales, que puedes encontrar a la farmacia o en algunas zapaterías. Pueden solucionar problemas de fascia plantar (un tejido grueso que cubre los huesos de la planta del pie) que amortiguan el paso, pero que cuando está inflamada hace daño. Aun así, el diseño no está hecho a medida de los pies y son poco adaptables.

Tipos de zapatos para personas mayores

Existen dos tipos de zapatos ortopédicos adecuados para las personas mayores: del diario y de descanso. El zapato del diario o casual están pensados para mitigar el dolor de ciertas patologías. Mientras que los zapatos de descanso o zapatillas especiales también usados en postoperatorios son más suaves, tienen la horma muy ancha que evita rozaduras o daño en los juanetes ya que se adapta al pie. Los dos sirven para evitar caídas.

valida-logotipo

Valida Solutions S.L.U.

Copyright @2021

menu