solicitar presupuesto
right-chevron-white

Blog

información al día

¿Cuándo se debe usar plantillas ortopédicas?

Cuándo usar plantillas ortopédicas

Hay muchas personas que, por razones varias, necesitan llevar plantillas ortopédicas. Muchas veces es por evitar dolores musculares por culpa de una malformación del pie o lesiones que haya provocado que no se ande de la forma correcta.

Si te estás planteando la posibilidad de llevar plantillas, te hemos resumido toda la información que necesitas para que lo puedas valorar. Cuenta que el uso adecuado de las plantillas puede evitar tener dolores musculares por mala postura.

¿Qué son las plantillas ortopédicas?

Las plantillas ortopédicas, también conocidas como plantillas, plantillas podológicas o plantillas personalizadas, son dispositivos diseñados para colocarse dentro del calzado con el objetivo de proporcionar soporte y corrección a los pies. Estas plantillas están especialmente diseñadas para adaptarse a la forma única de los pies de cada persona y se utilizan con diversos propósitos, como corregir problemas biomecánicos, aliviar el dolor, mejorar la postura y prevenir lesiones.

Las plantillas ortopédicas pueden ser genéricas o personalizadas. Las genéricas suelen estar disponibles en tallas estándar y se pueden comprar sin necesidad de una evaluación profesional. Por otro lado, las plantillas ortopédicas personalizadas se crean específicamente para un individuo después de una evaluación detallada de la estructura del pie y la marcha. Estas evaluaciones suelen ser realizadas por podólogos, ortopedistas u otros profesionales de la salud especializados en el cuidado de los pies.

Dolor de pies por tener pies planos

Las plantillas ortopédicas personalizadas pueden abordar una variedad de problemas, como la pronación o supinación excesiva (inclinación hacia adentro o hacia afuera del pie al caminar), problemas de arco, desalineación de las piernas, dolor en el talón, metatarsalgia (dolor en la parte anterior del pie) y otras condiciones relacionadas con la biomecánica de los pies.

El objetivo principal de las plantillas ortopédicas es redistribuir la presión en los pies de manera más uniforme, corregir la alineación y mejorar la función biomecánica. Esto puede ayudar a aliviar el dolor, mejorar la estabilidad y prevenir lesiones a largo plazo.

¿Cuándo deberíamos llevar plantillas podológicas?

Las plantillas ortopédicas se recomiendan en diversas situaciones, y la decisión de usarlas suele depender de la evaluación de un profesional de la salud, como un podólogo, ortopedista o fisioterapeuta. Algunas de las situaciones en las que se podría recomendar el uso de plantillas incluyen:

  1. Problemas biomecánicos: Si hay desalineaciones en la forma en que los pies se mueven al caminar o correr, como la pronación excesiva o la supinación, las plantillas pueden ayudar a corregir estos problemas.
  2. Dolor en los pies: Si una persona experimenta dolor en los pies, talón, arco o cualquier otra área relacionada con la marcha, el uso de plantillas puede ayudar a redistribuir la presión y aliviar el dolor.
  3. Lesiones recurrentes: Aquellas personas que tienen tendencia a sufrir lesiones musculares o articulares en los pies, tobillos o piernas pueden beneficiarse del soporte adicional proporcionado por las plantillas.
  4. Problemas en el arco: Las plantillas pueden ser recomendadas para personas con pies planos o pies con arcos excesivamente altos, ya que pueden ayudar a mantener una alineación adecuada.
  5. Condiciones médicas específicas: Algunas condiciones médicas, como la fascitis plantar, la artritis, la diabetes u otras enfermedades que afectan los pies, pueden requerir el uso de plantillas para mejorar el confort y prevenir complicaciones.
  6. Deportes y actividades físicas: Los atletas y personas que participan en actividades físicas intensas pueden beneficiarse del soporte adicional y la estabilización que ofrecen las plantillas personalizadas.

Enfermedades que causan necesidad de uso de plantillas

Algunas de las enfermedades o condiciones que pueden ser causa de recomendar el uso de plantillas incluyen:

Cuándo se recomienda usar plantillas
  • Fascitis plantar: La fascitis plantar es una inflamación del tejido conectivo en la planta del pie, especialmente en la zona del talón. Las plantillas ortopédicas pueden proporcionar soporte adicional y ayudar a redistribuir la presión para aliviar el dolor asociado con esta condición.
  • Pie plano: Las personas con pies planos pueden experimentar desafíos biomecánicos que afectan la forma en que caminan o corren. Las plantillas pueden corregir la pronación excesiva y proporcionar un mejor soporte del arco.
  • Espolón calcáneo: Un espolón calcáneo es una protuberancia ósea que se forma en el hueso del talón. Las plantillas pueden ayudar a aliviar la presión sobre el talón y reducir el malestar asociado.
  • Artritis: La artritis en las articulaciones del pie puede causar dolor y deformidades. Las plantillas pueden proporcionar amortiguación y soporte para reducir el dolor y mejorar la movilidad.
  • Lesiones deportivas: Las personas que han sufrido lesiones en los pies, como esguinces de tobillo, fracturas o tensiones musculares, pueden beneficiarse del uso de plantillas para ayudar en la recuperación y prevenir recurrencias.
  • Síndrome de la banda iliotibial: Esta es una condición en la que la banda iliotibial, un tejido que recorre el lateral del muslo, se irrita. Las plantillas pueden corregir problemas biomecánicos que contribuyen a esta irritación.
  • Neuroma de Morton: El neuroma de Morton es una inflamación de los nervios en la parte anterior del pie, generalmente entre los dedos. Las plantillas pueden proporcionar amortiguación y reducir la presión en esta área.
  • Diabetes: Las personas con diabetes pueden experimentar problemas en los pies, como neuropatía y cambios en la forma del pie. Las plantillas pueden ayudar a prevenir úlceras y proporcionar soporte adicional.

Evaluación para hacer unas plantillas ortopédicas

La evaluación para determinar si una persona necesita llevar plantillas ortopédicas generalmente comienza con la recopilación de la historia clínica del paciente, donde se obtienen antecedentes médicos, detalles sobre lesiones previas y cualquier síntoma específico en los pies. A continuación, se lleva a cabo una entrevista para comprender los síntomas del paciente, como dolor en el talón, arco, tobillos o cualquier molestia relacionada con la actividad física.

Plantillas para corregir problema de pies

El examen físico incluye la evaluación detallada de la forma del pie, la alineación de las piernas, la movilidad de las articulaciones y la identificación de puntos de dolor mediante la palpación. La observación de la marcha del paciente es crucial, ya que proporciona información sobre posibles desalineaciones o problemas biomecánicos al caminar.

En algunos casos, se realiza un análisis biomecánico más avanzado, que puede incluir el estudio de la pisada, la evaluación de la pronación y supinación, y otros aspectos relacionados con la biomecánica del pie. Para la fabricación de plantillas personalizadas, se pueden tomar impresiones del pie, ya sea mediante moldes tridimensionales, escaneo digital o plataformas de presión.

Con base en la información recopilada, el profesional realiza un diagnóstico y determina si el uso de plantillas es necesario. Además, puede ofrecer recomendaciones adicionales, como cambios en el calzado, ejercicios específicos o tratamientos complementarios. Es fundamental que esta evaluación sea realizada por un profesional de la salud especializado en condiciones podológicas para garantizar un enfoque personalizado y efectivo para las necesidades individuales del paciente.

La información proporcionada en este artículo tiene fines informativos únicamente. Aunque nos esforzamos por la precisión, no asumimos responsabilidad por posibles errores u omisiones. Se recomienda verificar la información y, en caso de dudas, consultar a profesionales especializados
Valida Salvaescaleras
valida-logotipo

Valida Solutions S.L.U.

Copyright @2024

salvaescaleras opiniones
menu