solicitar presupuesto
right-chevron-white

Blog

información al día

¿Es bueno andar con un espolón en el pie?

Es bueno andar con un espolón en el pie

El espolón es una malformación en el talón que puede causar dolor en algunas personas. A veces, este dolor se da al andar o después se haber hecho algún tipo de ejercicio, por esto, muchas personas se preguntan si es bueno andar con espolón en el pie.

El espolón calcáneo: qué es

Un espolón calcáneo, también conocido como espolón del talón, es una protuberancia ósea que se forma en el hueso del talón, específicamente en la parte inferior del hueso calcáneo. Este espolón es comúnmente asociado con la fascitis plantar, que es una inflamación del tejido fibroso (fascia plantar) que conecta el hueso del talón con los dedos.

La fascitis plantar y el espolón calcáneo a menudo están relacionados con la tensión repetitiva del ligamento y la fascia en la planta del pie, especialmente en la zona del talón. La irritación continua puede llevar a la formación de un espolón calcáneo en respuesta al estrés crónico. Además, lo más frecuente es que los espolones nazcan en la inserción de la fascia plantar.

Es importante señalar que la presencia de un espolón calcáneo no siempre está directamente relacionada con el dolor. Muchas personas tienen espolones calcáneos sin experimentar dolor, mientras que otras pueden experimentar dolor intenso sin tener un espolón.

Qué es un espolón?

Para el tratamiento del espolón calcáneo, el fisioterapeuta suele centrarse en aliviar la inflamación y la tensión en la fascia plantar para reducir el dolor y mejorar la función del pie. En ocasiones también se hace terapia con ondas de choque, es decir, con ondas de sonido para estimular la reparación del tejido. Con esto se pude aliviar el dolor del espolón.

¿Cómo se forma un espolón?

La formación del espolón calcáneo está asociada con la irritación y el estrés crónico en la fascia plantar, que es un tejido fibroso que se extiende desde el talón hasta la parte anterior del pie. A continuación, se describen los pasos generales que pueden conducir a la formación de un espolón calcáneo:

  1. Tensión repetitiva: Actividades que implican una tensión repetitiva en la fascia plantar, como correr, caminar largas distancias, estar de pie durante períodos prolongados o usar calzado inadecuado, pueden causar microtraumas en la fascia.
  2. Lesiones y microtraumas: La fascia plantar puede experimentar pequeñas lesiones o microtraumas debido a la tensión repetitiva. Estos microtraumas pueden desencadenar una respuesta inflamatoria en el área afectada.
  3. Inflamación y formación de tejido cicatricial: La respuesta inflamatoria a los microtraumas conduce a la liberación de sustancias inflamatorias y al reclutamiento de células para reparar el tejido. Como parte de este proceso, se forma tejido cicatricial en la fascia plantar.
  4. Depósito de calcio: A medida que la fascia plantar se irrita y se produce la inflamación crónica, pueden ocurrir cambios en la deposición de calcio en el hueso calcáneo. El cuerpo puede depositar calcio en el área donde la fascia se une al hueso, formando un espolón calcáneo.

Cosas que puedes hacer para evitar el espolón calcáneo

La prevención del espolón calcáneo y la fascitis plantar generalmente implica cuidar los pies y adoptar medidas que reduzcan la tensión en la fascia plantar. Aquí hay algunas recomendaciones para ayudar a prevenir la formación de espolones calcáneos y también, al mismo tiempo, pueden ayudar a aliviar el dolor:

Uso de calzado adecuado:

Opta por zapatos que proporcionen un buen soporte y amortiguación para los pies.

Evita usar zapatos desgastados o que no se ajusten correctamente.

Estiramientos regulares:

Realiza ejercicios de estiramiento para los músculos de los pies y las pantorrillas antes de realizar actividades físicas, especialmente si implican estar de pie o caminar por largos períodos.

Control del peso:

Mantén un peso saludable para reducir la presión sobre los pies y el sistema musculoesquelético en general.

Evitar actividades de alto impacto:

Limita la participación en actividades de alto impacto que puedan ejercer una tensión excesiva en la fascia plantar, como correr en superficies duras.

Descanso adecuado:

Descansa y da tiempo de recuperación a tus pies después de actividades intensas. Evita estar de pie o caminar durante largos períodos sin descanso para evitar el dolor y la inflamación.

Uso de plantillas ortopédicas:

Considera el uso de plantillas ortopédicas para proporcionar un mejor soporte y distribución del peso en los pies.

Dolor en el pie por culpa de espolón calcáneo

Ejercicio gradual:

Si estás comenzando un nuevo programa de ejercicio, hazlo de manera gradual para permitir que tus pies se adapten a las nuevas demandas.

Mantenimiento de la flexibilidad:

Trabaja en mantener la flexibilidad en los músculos de los pies y las pantorrillas mediante ejercicios de estiramiento regular.

Cambio de actividades:

Alterna entre actividades que puedan ejercer diferentes tipos de tensión en los pies para evitar la sobrecarga constante en la fascia plantar.

¿Puedes andar con un espolón?

La presencia de un espolón calcáneo no siempre se correlaciona directamente con el dolor, y muchas personas pueden tener un espolón sin experimentar molestias significativas. Sin embargo, en algunos casos, el espolón puede contribuir a la aparición de dolor en el talón o en la planta del pie, especialmente durante la actividad física o al estar de pie durante largos períodos.

Aquí hay algunas consideraciones generales:

  • Dolor variable: El dolor asociado con un espolón calcáneo puede variar de una persona a otra. Algunas personas pueden tener espolones y no experimentar dolor, mientras que otras pueden sentir molestias considerables.
  • Actividades que pueden desencadenar dolor: El dolor asociado con el espolón calcáneo a menudo se intensifica durante actividades que ejercen presión sobre el talón y la fascia plantar, como caminar, correr o estar de pie durante mucho tiempo.
  • Tratamiento y manejo: Si experimentas dolor debido a un espolón calcáneo, es recomendable buscar atención médica. Los profesionales de la salud pueden sugerir tratamientos que incluyan cambios en el calzado, ejercicios de estiramiento, fisioterapia, medicamentos antiinflamatorios o, en casos más severos, procedimientos médicos.
  • Plantillas ortopédicas: El uso de plantillas ortopédicas puede ayudar a distribuir la presión de manera más uniforme en el pie y proporcionar un mejor soporte, lo que podría aliviar el dolor asociado con el espolón calcáneo.
La información proporcionada en este artículo tiene fines informativos únicamente. Aunque nos esforzamos por la precisión, no asumimos responsabilidad por posibles errores u omisiones. Se recomienda verificar la información y, en caso de dudas, consultar a profesionales especializados
Valida Salvaescaleras
valida-logotipo

Valida Solutions S.L.U.

Copyright @2024

salvaescaleras opiniones
menu