solicitar presupuesto
right-chevron-white

Blog

información al día

Fístula dental: Causas, Síntomas, Tratamientos y Prevención

Qué es una fístula dental y por qué aparece

La fístula dental es un pequeño canal anormal que se forma como resultado de una infección dental, conectando el tejido blando alrededor del diente o la encía con una fuente de infección en el interior del diente o de la raíz. Esta afección puede causar molestias significativas y requiere tratamiento adecuado para evitar complicaciones graves. En este artículo, exploraremos en detalle qué es una fístula dental, cómo aparece, sus posibles causas, los tratamientos disponibles y las medidas preventivas para mantener una óptima salud bucal.

¿Qué es una fístula dental y cómo aparece?

Una fístula dental es un pequeño bulto o abertura que se forma en la encía o el tejido blando cerca de un diente infectado. Este bulto está conectado a una fuente de infección dentro del diente o en la raíz, generalmente asociada con un absceso dental. Cuando una caries profunda, una infección periapical (en la punta de la raíz del diente), o una enfermedad periodontal no son tratadas adecuadamente, la infección puede extenderse y formar un absceso que busca una vía de escape, creando así la fístula dental.

Causas de la fístula dental

Las principales causas de la fístula dental incluyen:

Caries profundas: Si una caries no es tratada a tiempo, puede alcanzar la pulpa del diente, que contiene vasos sanguíneos y nervios. Si la pulpa infectada produce una infección puede dar lugar al absceso y, en consecuencia, a la fístula dental.

Infección periapical: Una infección que afecta la punta de la raíz del diente. También conocida como absceso periapical, puede propagarse hacia el tejido circundante y provocar una fístula en la encía.

Enfermedad periodontal: La acumulación de placa bacteriana y sarro en las encías puede llevar a una infección periodontal. Si esta infección no se trata, puede afectar el hueso y los tejidos de soporte del diente. Esto da lugar a un absceso y, eventualmente, a una fístula dental.

Dientes impactados: Las muelas del juicio u otros dientes impactados pueden crear espacios propicios para la acumulación de bacterias e infecciones. Esto podría desarrollar una fístula.

Síntomas de una fístula dental

Los síntomas de una fístula dental pueden variar en intensidad y gravedad. Algunos de los signos comunes incluyen:

Pequeño bulto o abertura: Se puede observar un pequeño bulto en la encía o el tejido blando cercano al diente infectado. A través de esta abertura, la fístula permite la liberación de pus y líquido infectado.

Dolor e inflamación: La fístula dental puede estar acompañada de dolor en el área afectada, además de inflamación y sensibilidad alrededor del diente.

Mal sabor o mal olor: La fístula puede liberar líquido infectado, lo que puede generar un sabor o un olor desagradable en la boca.

Fiebre y malestar general: En casos de infecciones más graves, pueden presentarse síntomas sistémicos como fiebre y malestar general.

Si se experimenta alguno de estos síntomas, es fundamental acudir a una clínica dental para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Diagnóstico de la fístula dental

El diagnóstico de una fístula dental generalmente es sencillo y se realiza mediante un examen clínico realizado por un dentista. Durante la evaluación, el dentista revisará los síntomas y realizará una exploración visual del área afectada para identificar el tejido gingival, el bulto o la abertura en la encía. Además, pueden realizarse radiografías dentales para evaluar la presencia y extensión del absceso y determinar si la infección ha afectado el tejido óseo circundante.

Tratamientos para la fístula dental

El tratamiento de la fístula dental dependerá de la gravedad de la infección y de la causa subyacente. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

Tratamiento de conductos (endodoncia): Si la pulpa del diente está infectada, el dentista puede realizar un tratamiento de conductos. Esto sirve para eliminar la pulpa infectada y limpiar el interior del diente. Una vez realizado este procedimiento, el diente se sella y se evita la recurrencia de la infección.

Drenaje del absceso: Si el absceso es grande y doloroso, el dentista puede realizar una incisión para drenar el pus y líquido infectado. Esto aliviaría la presión y el dolor asociados.

Extracción dental: En casos en que el diente está gravemente dañado por la infección y no puede ser tratado con éxito, la extracción del diente puede ser necesaria para prevenir la propagación de la infección.

Antibióticos: En situaciones de infecciones graves o diseminadas, se pueden prescribir antibióticos para ayudar a combatir la infección y reducir la inflamación.

Es importante recordar que los antibióticos no son una cura para una fístula dental, sino que ayudan a controlar la infección mientras se busca y se realiza el tratamiento adecuado.

Prevención e higiene dental

La prevención de la fístula dental implica el mantenimiento de una buena higiene bucal y la adopción de medidas para evitar la propagación de infecciones dentales. Algunas prácticas preventivas clave incluyen:

Cepillar los dientes: Cepillarse los dientes al menos dos veces al día con pasta dental que contenga flúor es fundamental para eliminar la placa bacteriana y prevenir la formación de caries.

Uso del hilo dental: El uso diario de hilo dental ayuda a eliminar la acumulación de placa y restos de alimentos entre los dientes y las encías.

Revisiones periódicas: Acudir a revisiones dentales regulares permitirá detectar problemas dentales en etapas tempranas y recibir el tratamiento necesario para prevenir la aparición de una fístula dental.

Tratamiento periodontal: Si se diagnostica una enfermedad periodontal, es importante recibir un tratamiento periodontal adecuado. Esto evitará la progresión de la infección y prevenir la formación de abscesos y fístulas.

Extracción de muelas del juicio: Si las muelas del juicio están causando problemas o están en riesgo de infección, el dentista puede recomendar su extracción para prevenir complicaciones futuras.

La fístula dental es una condición que se desarrolla como resultado de una infección dental y puede causar molestias significativas. Identificar y tratarla a tiempo es esencial para evitar complicaciones graves y mantener una óptima salud bucodental. La prevención a través de una buena higiene bucal y revisiones periódicas en la clínica dental son prácticas fundamentales para evitar la aparición de una fístula dental y otras infecciones dentales. Si se sospecha de la presencia de una fístula dental o se experimenta algún síntoma relacionado, es importante acudir a un dentista de inmediato para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuado. Recuerda que la información brindada en este artículo no sustituye la consulta con un profesional de la salud dental.

La información proporcionada en este artículo tiene fines informativos únicamente. Aunque nos esforzamos por la precisión, no asumimos responsabilidad por posibles errores u omisiones. Se recomienda verificar la información y, en caso de dudas, consultar a profesionales especializados
Valida Salvaescaleras
valida-logotipo

Valida Solutions S.L.U.

Copyright @2024

salvaescaleras opiniones
menu