solicitar presupuesto
right-chevron-white

Blog

información al día

Gerontofobia y miedo a envejecer

Miedo a ser viejo

¿Tienes miedo a hacerte mayor? Esto tiene un nombre: gerontofobia o miedo a envejecer, y esto puede evolucionar a que discrimines a las personas mayores por el simple hecho de tener una edad avanzada.

¿Qué es la gerontofobia?

La gerontofobia es el temor irracional a envejecer y hacia las personas de la tercera edad. También puede sentir pánico cuando piensa en la pérdida de juventud y belleza y asocia esta etapa con continuos pensamientos negativos. A nivel físico tienden a cuidar más su apariencia.

Se puede traducir también como el rechazo a todo lo que tiene que ver con la tercera edad. Hay especialistas que lo definen como un trastorno de ansiedad que se caracteriza por tener un temor exagerado, irracional hacia a personas envejecidas y, el mismo tiempo, miedo a volverse viejo.

Miedo a volverse viejo

El miedo que se asocia a este tipo de fobia es la percepción errónea que tiene la persona sobre lo que es la vejez. Hay personas que perciben a las personas mayores como enfermas, con discapacidad, vulnerables y frágiles. Un conjunto de adjetivos que pueden hacer generar un pensamiento muy negativo como el de creer que un anciano es una carga para la sociedad. Todo este conjunto, engloba el concepto de la vejez a un estado de declive total, una conclusión totalmente errónea.

Fobia a personas mayores

La gerontofobia es un estado clínico y reúne todas las características para denominarse fobia ya que, entre otros síntomas, provoca un trastorno de ansiedad. Además, no solamente se asocia este miedo al paso del tiempo o al hecho que puedas envejecer, sino que la persona que la padece también tiene miedo a:

  • Sentirse débil.
  • Tener enfermedades asociadas a la edad.
  • Poder tener deterioro cognitivo.
  • Preocupación por dolores físicos asociados a la falta de movilidad por la edad.
  • Volverse dependiente.
  • Desarrollar una discapacidad o pérdida de movilidad.
  • Tener miedo a los cambios físicos: arrugas, tacas en la piel, flacidez…

Las personas con esta patología psicológica pueden mostrar interés para mantener su aspecto físico lo más joven posible a base de operaciones y tratamientos de belleza. Pero la actitud más alarmista es que las personas con gerontofobia muestran rechazo, discriminación y menosprecio a personas mayores.

Diferencias entre gerontofobia y el edadismo

Mientras que la gerontofobia es un trastorno psicológico asociado al miedo irracional hacia al concepto de la vejez, el edadismo es la visión asociada a este concepto.

Maltrato a personas mayores

El edadismo, como el sexismo o el racismo, es un tipo de discriminación y, además, es muy frecuente en nuestra sociedad. Al final, se desprecia a la persona por el simple hecho de ser mayor y se le considera que no puede ser una persona útil y partícipe de la sociedad. El edadismo idolatra la juventud mientras que la tercera edad se percibe como improductiva.

El origen de estos estereotipos reside en la propia sociedad y lo vemos desde la temprana infancia en libros, películas, programas de televisión o radio y chistes. Además, está tan arraigado en nuestra conciencia que las personas de la tercera edad justifican ciertos comportamientos por culpa de su vejez.

¿Por qué hay rechazo a la tercera edad?

Como hemos comentado, los estereotipos sobre la tercera edad existen y abundan mucho. La visión de la sociedad, en general, es que cuando se llega a una edad, la persona pierde belleza por culpa de las arrugas y otros signos claros de la edad. También asocian los años a convertirse en una persona que necesita la ayuda de un bastón (tener alguna discapacidad) y, además, necesitar que otra persona les cuide.

Al final, nuestro concepto de la edad se reduce a personas frágiles, fuera del canon de belleza y que suponen una carga por sus cuidadores. ¿Quién quiere llegar a la vejez teniendo semejante idea en la cabeza? Esta visión agrava poder desarrollar este tipo de fobia entre la sociedad y crea situaciones de discriminación ante la población mayor.

Hay muchas creencias falsas que se han ido alimentado a lo largo del tiempo, algunas de las más perceptibles son las siguientes:

  • La vejez se asocia a lo malo, mientras que la juventud a algo bueno.
  • Se percibe a personas jóvenes como creativas, mientras que en la vejez se considera que hay personas incapaces de cambiar su mentalidad u ofrecer ideas novedosas.
  • Relacionar la vejez con aburrimiento.
  • Falta de vida sexual llegada a la tercera edad.
  • Pensar que las personas mayores no son útiles.

Como hemos comentado, todas estas ideas e imagen negativa que nos inculcan a lo largo de nuestra vida pueden llevar a que suframos gerontofobia. Es de obligación moral, trabajar para que esta etapa de la vida se convierte en algo natural y apreciamos los aspectos positivos. Es importante cuidarse, pero debemos aceptar los cambios físicos psicológicos que nos lleva la edad.

Queda mucho para llegar a tener una sociedad libre de edadismo o gerontofobia, pero poco a poco las cosas van cambiando. Las personas de la tercera edad aprovechan su jubilación y ya no se quedan en casa: viajar, hacer ejercicio físico, asociarse con otras personas... está en el orden del día. Llevar un envejecimiento activo borra, de la conciencia de uno mismo y de las personas de su entorno, estos estereotipos de la vejez y mejora considerablemente la calidad de vida.

Vivir el presente y cumplir años se debe de normalizar en nuestras vidas para poder llegar a la vejez con la actitud que se merece.

valida-logotipo

Valida Solutions S.L.U.

Copyright @2021

menu