solicitar presupuesto
right-chevron-white

Blog

información al día

Grúas para personas mayores y movilidad reducida

Grúas para personas mayores

Si estás pensando en adquirir una grúa de movilización para personas de la tercera edad o personas dependientes te hemos resumido lo que tienes que saber. Las grúas para personas mayores pueden mejorar la asistencia que reciben y mejorar la calidad de vida de sus cuidadores.

Qué son las grúas para personas mayores

Las grúas para enfermos o grúas ortopédicas son ayudas técnicas, es decir, es un dispositivo que ayuda a un cuidador poder transferir a una persona con problemas de movilidad o con tono muscular deteriorado. Cuando hablamos de transferir, nos referimos a poder cambiar de lugar a una persona, por ejemplo, de la cama a la silla de ruedas.

Estas ayudas técnicas permiten a la persona responsable de la persona mayor a poder atenderla de forma más sencilla y segura. Estos sistemas se utilizan cuando la persona ya tiene muchas dificultades para poder mantenerse de pie, por lo que la persona cuidadora necesita hacer fuerza constantemente. Esta situación puede suponer lesiones en la espalda o brazos o hasta momentos peligrosos para la persona mayor.

Las grúas domiciliarias para personas mayores no solamente sirven para transferir al usuario, sino también para levantar, incorporarla o moverla. Existen muchos tipos de grúas en función de la movilidad de la persona o necesidades que pueda tener.

Grúas para personas en silla de ruedas.

Cómo ayudan las grúas para personas mayores

Las tareas sencillas como vestirse, higiene y alimentación no suponen ningún problema para la mayoría de la población. Pero cuando se tiene problemas de movilidad muy severos, estas tareas se complican y se necesita de la ayuda de un familiar y/o cuidador para poderlas hacer.

Para mejorar la calidad de vida del cuidador la grúa soluciona y mejora la realización de estas tareas básicas. Las ventajas más relevantes de tener una grúa para personas mayores son:

  • Reducir el tiempo para hacer las tareas: la grúa permite ir más deprisa para hacer según qué tareas diarias, por ejemplo, levantar enfermos de la cama. Poder hacer la transferencia de forma ágil mejora la agilidad en que se pueden realizar los que haceres diarios. Con el tiempo se coge agilidad al uso de la grúa.
  • Es cómodo y seguro: una grúa mejora la comodidad tanto de la persona mayor como su cuidador. El cuidador no necesita hacer tanta fuerza para levantar a la persona y el proceso es mucho más cómodo. Además, la grúa asegura que no haya ningún tipo de accidentes. Las personas cuidadoras ya no tienen que sufrir por dolores de espalda o en los brazos para coger demasiado peso. Por su parte, los pacientes están más cómodos cogidos con el arnés incluido y otras ayudas.
  • Fácil uso: sin la grúa, tanto el paciente como el cuidador aprenden cómo hacer ciertos movimientos con la mayor seguridad posible. Para eso se requiere de cierta práctica y conocimiento. En cambio, con la grúa, esto es mucho más fácil y sencillo ya que los pasos a seguir son menos técnicos.
  • Solo necesitas a una persona: para utilizar las grúas se puede hacer con una sola persona, mientras que, en muchas ocasiones, sin ella se necesitan dos personas para poder hacer el movimiento.
  • Fuerzas uniformes: gracias a la grúa el paciente se mueve mediante la fuerza homogénea. Mientras que, en el trabajo manual, no siempre se puede garantizar. La falta de homogeneidad repercute en incomodidad durante la transferencia que se hace de la persona mayor.

Tipos de grúas de movilización para personas mayores

Existen diferentes tipos de guía, nosotros las hemos clasificado en función de la ayuda técnica que dan. Muchos de los modelos son grúas eléctricas que facilitan las tareas de la persona cuidadora.

Grúas de elevación y traslado

Indicadas para personas mayores que utilizan silla de ruedas y estas grúas permiten llevarlos de la cama a la silla. También son muy útiles para cambiar la posición de tumbado a sentado para poder ir a un sillón o al baño.

Están especialmente indicadas para personas con una movilidad muy reducida. Esta grúa permite poner el arnés al paciente, aunque esté acostado a la cama. Si valoras la opción de comprar una grúa como esta en casa, es recomendable que la percha pueda llegar hasta el suelo. De esta forma, si por alguna razón el paciente cae, será más fácil ayudarle a ponerse de pie.

Grúas de elevación o traslado para personas con discapacidad.

Grúas para la bipedestación o cambiapañales

Permite levantar el paciente y dejarlo erguido con los pies al suelo y, en algunos modelos, las rodillas están apoyadas en una zona acolchada. Sirve para ayudar al paciente a cambiarse de ropa y los pañales.

La persona debe tener la capacidad de poder incorporarse de la cama y permanecer sentado ya que este tipo de grúa no puede ayudarte para esto.

Grúas de bipedestación para cambiar pañales.

Grúas de techo

Se instalan al techo y son relativamente limitadas. Normalmente solo se mueven por la habitación o en donde se ha instalado el riel. La ventaja es que no ocupa espacio en el suelo de la habitación y no estorban.

Este tipo de grúa permite poder recoger a una persona que haya caído al suelo o elevarla más que las otras grúas. Son eléctricas y, dependiendo de la movilidad del paciente, puede tener bastante autonomía para usarla.

Grúas de techo para personas.

Grúas de pie fijo

Parecidas a las de techo, pero se anclan en el suelo o la pared. Solamente puede prestar utilidad en la zona donde se ha instalado. Los sistemas de elevación pueden ser hidráulicos o eléctricos. La mejor ventaja es que ocupan poco espacio a donde se han instalado.

Grúas fijas para personas con discapacidad.

Grúas para la piscina

Habituales en centros médicos o de rehabilitación o espacios comunitarios. Sirven para transferir a la persona de una silla de ruedas al agua.

Grúas para piscinas para personas con movilidad reducida.

Para el hogar normalmente las personas suelen valorar si las grúas cambiapañales o de bipedestación pueden ser la mejor opción. Este tipo de grúa están indicadas para personas mayores que tienen capacidad para permanecer derechos con ayuda y que pueden permanecer sentados. Estas grúas para levantar a un anciano ayuda al cuidador a cambiarles la ropa o los pañales. Además, el arnés deja libre la parte de las piernas y lumbares.

En caso de que la persona no pueda permanecer sentada, entonces se tiene que valorar la adquisición de una grúa de traslado o elevación. Entonces podremos levantar o acostar a la persona y cambiarla de la cama a la silla de ruedas.

Para espacios como hospitales o residencias la cosa puede cambiar radicalmente en cuanto al traslado de pacientes. Esto es así porque tienen más espacio y el uso que se le da a las grúas es mucho mayor. Es por esta razón que en estos centros tienen grúas para levantar enfermos mucho más grandes.

Estos tipos de grúa suelen tener una base ajustable para que puedan pasar por puertas o aparatos sanitarios más específicos. Habrá grúas de este tamaño con ruedas más grandes (que las hacen de más fácil de maniobrar), pero que ocupan más espacio. En cambio, las pequeñas suelen ser más indicadas en espacios donde el suelo es duro o tupido.

Todas las grúas tienen un freno para garantizar seguridad y estabilidad cuando sea necesario. La persona que utiliza este tipo de grúas debe de tener cierta práctica y fuerza para poder maniobrar con ella. Además, se tiene que contar con el peso de la persona que deberá transportar.

Tener una grúa móvil, especialmente en casa, va a comportar que se habiliten los espacios. Aunque sean de tamaño reducido, necesitas espacio para poder realizar ciertas maniobras, especialmente en habitaciones o en el baño.

Cosas para tener en cuenta al elegir una grúa para personas con problemas de movilidad

Si estás pensando en adquirir una grúa para ancianos para uso particular, te decimos lo que debes de tener en cuenta en el momento de elegir una.

  • ¿Cómo es la persona que necesita la grúa? Cada persona tiene una constitución y unas necesidades de movilidad en concreto. Por esta razón, la grúa debe tener la capacidad de poder levantar su peso (especialmente para personas que tienen sobrepeso). También deben garantizar que cumplen con los requisitos para poder ser una ayuda de verdad.
  • ¿Cómo es el espacio disponible donde se utilizará la grúa? Debes tener en cuenta las dimensiones de la habitación, la resistencia de las estructuras (especialmente en grúas de techo) y las distancias entre las zonas de transferencia.
  • ¿Qué uso se le va a dar? En función del uso que le queremos dar escogeremos un tipo de grúa u otra. También puede que nos interese qué mantenimientos tienen, cuidados y limpieza necesarios.

Partes de una grúa de movilidad

En función del tipo de grúa tendrá una estructura u otra. Por ejemplo, las grúas de bipedestación (es decir, para personas que puedan mantenerse de pie con cierta ayuda) están formadas por:

  • Un mástil
  • Una plataforma para apoyar los pies.
  • Soportes para las rodillas
  • Tiene un tipo de arnés que cubre la zona de los lumbares y puede llegar hasta las axilas.
Qué es una grúa de bipedestación.

Otras ayudas de movilidad en el hogar

Para mejorar la movilidad de una persona en su casa, es importante adecuarla a sus necesidades. En función de sus problemas de movilidad podremos valorar la opción de instalar un salvaescaleras. Estos sistemas se han convertido en una buena solución en hogares con escaleras. Estos son los distintos tipos de subeescaleras que existen:

  • Silla salvaescaleras: para personas que pueden caminar, pero con cierta dificultad, ya sea porque es una persona con movilidad reducida o de la tercera edad. Se trata de una silla eléctrica que, mediante un carril, permite a una persona de la tercera edad bajar y subir las escaleras. Hay muchos modelos, tanto para escaleras rectas como con curvas y de interior y de exterior.
  • Plataformas salvaescaleras: indicadas para personas en silla de ruedas, permiten subir y bajar escaleras a una persona con discapacidad. Estas soluciones garantizan la movilidad en casa con escaleras rectas o con curvas, ya estén ubicadas al interior como al exterior.
  • Elevadores de corto recorrido: son plataformas verticales que permiten salvar desniveles de hasta 3 metros. Mejoran la accesibilidad de personas en silla de rueda o problemas de movilidad y funcionan con un sistema muy parecido al de un ascensor.
  • Automatismos para puertas: se trata de mecanismos que permiten abrir y cerrar la puerta sin contacto directo, se emplean mandos a distancia, sensores y otros sistemas que facilitan la movilidad de personas con discapacidad.
  • Elevadores para piscina: soluciones salvaescaleras para poder entrar y salir de la piscina. Hay sistemas fijos o portátiles en función de las necesidades de espacio. Se pueden instalar tanto en piscinas de interior como de exterior.
La información proporcionada en este artículo tiene fines informativos únicamente. Aunque nos esforzamos por la precisión, no asumimos responsabilidad por posibles errores u omisiones. Se recomienda verificar la información y, en caso de dudas, consultar a profesionales especializados
Valida Salvaescaleras
valida-logotipo

Valida Solutions S.L.U.

Copyright @2024

salvaescaleras opiniones
menu