solicitar presupuesto
right-chevron-white

Blog

información al día

Sarcopenia, qué es y cómo afecta a las personas mayores

Qué es la sarcopenia

Llegada la edad adulta, la capacidad de movimiento y agilidad se ven altamente afectadas. Con el sedentarismo y malos hábitos de vida, llevan a muchas personas adultas a lo que se denomina sarcopenia. Aquí te explicamos qué es la sarcopenia y como afecta a las personas de mediana edad y al proceso de envejecimiento.

Qué es la sarcopenia

La sarcopenia es un término médico que se refiere a la pérdida de masa muscular y fuerza que ocurre con el envejecimiento. Esta condición es común en personas mayores y puede resultar en debilidad, disminución de la movilidad, aumento del riesgo de caídas y fracturas, y una disminución general en la calidad de vida. La sarcopenia puede ser causada por varios factores, incluyendo la falta de actividad física, una ingesta inadecuada de proteínas, desequilibrios hormonales y procesos inflamatorios.

Es importante tratar y prevenir la sarcopenia a través del ejercicio regular, una dieta rica en proteínas y una atención médica adecuada. Sino se trata a tiempo, puede desarrollar a una discapacidad física y otras consecuencias médicas.

Formas para evitar la debilidad muscular.

Causas de la sarcopenia

La sarcopenia, o pérdida de masa muscular asociada con el envejecimiento, puede ser causada por una combinación de factores. Algunas de las causas principales del desarrollo de la sarcopenia incluyen:

  • Inactividad física: La falta de ejercicio y actividad física es una de las principales causas de la sarcopenia. Cuando las personas envejecen, tienden a volverse menos activas, lo que conduce a una pérdida gradual de masa muscular.
  • Cambios hormonales: Con el envejecimiento, el cuerpo experimenta cambios en los niveles hormonales, incluyendo una disminución en la producción de hormonas como la testosterona y el estrógeno, que son importantes para mantener la masa muscular.
  • Ingesta inadecuada de proteínas: Las proteínas son esenciales para mantener y reparar los músculos. A medida que las personas envejecen, pueden tener una ingesta de proteínas insuficiente, lo que dificulta la capacidad del cuerpo para mantener la masa muscular.
  • Resistencia a la insulina y metabolismo alterado: Con el envejecimiento, el cuerpo puede volverse menos sensible a la insulina, lo que puede afectar negativamente el metabolismo de las proteínas y contribuir a la pérdida de masa muscular.
  • Inflamación crónica: La inflamación crónica asociada con enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares puede contribuir a la sarcopenia al afectar negativamente el metabolismo muscular.
  • Factores genéticos: La predisposición genética también puede desempeñar un papel en la sarcopenia. Algunas personas pueden ser genéticamente más susceptibles a perder masa muscular con el envejecimiento que otras. A veces, se puede desarrollar la pérdida de las unidades motoras de la médula espinal.

Es importante tener en cuenta que la sarcopenia generalmente es el resultado de una combinación de estos factores, y abordar múltiples aspectos, como la actividad física, la dieta y el manejo de condiciones médicas subyacentes, es clave para prevenir y tratar esta condición.

Ejercicio para mejorar la falta de masa muscular.

Síntomas de la sarcopenia en personas mayores

La sarcopenia puede provocar una variedad de síntomas y consecuencias que afectan la calidad de vida y la funcionalidad diaria de una persona. Algunos de los síntomas y consecuencias comunes incluyen:

  1. Debilidad muscular: La pérdida de masa muscular puede provocar debilidad generalizada, lo que dificulta realizar actividades cotidianas como levantarse de una silla, subir escaleras o levantar objetos.
  2. Disminución de la fuerza: Junto con la debilidad muscular, la sarcopenia puede llevar a una disminución de la fuerza, lo que afecta la capacidad de realizar tareas físicas que antes se realizaban fácilmente.
  3. Disminución de la movilidad: La pérdida de masa muscular y fuerza puede afectar la movilidad y la capacidad de caminar, lo que aumenta el riesgo de caídas y lesiones.
  4. Fatiga: Las personas con sarcopenia pueden experimentar fatiga crónica debido al esfuerzo adicional que requiere el cuerpo para realizar actividades físicas básicas.
  5. Mayor riesgo de caídas y fracturas: La debilidad muscular y la disminución de la movilidad aumentan el riesgo de caídas, lo que puede provocar fracturas y otras lesiones.
  6. Cambios en la composición corporal: La sarcopenia puede resultar en un aumento de la grasa corporal y una disminución de la masa muscular, lo que puede llevar a cambios en la composición corporal y un aumento del riesgo de obesidad y enfermedades relacionadas con la obesidad.
  7. Disminución de la calidad de vida: Los síntomas de la sarcopenia pueden afectar significativamente la calidad de vida de una persona, limitando su capacidad para participar en actividades sociales, recreativas y laborales.

¿Cómo se diagnostica la sarcopenia en personas mayores?

El diagnóstico de sarcopenia en personas mayores generalmente implica una evaluación integral que incluye:

  • Historial médico y examen físico: El médico revisará el historial médico del paciente y realizará un examen físico para evaluar la fuerza muscular, la movilidad y cualquier signo de pérdida de masa muscular.
  • Mediciones de la masa muscular: Se pueden utilizar diferentes métodos para medir la masa muscular, como la bioimpedancia eléctrica, la absorciometría de rayos X de energía dual (DEXA) o la tomografía computarizada (TC). Estas pruebas ayudan a determinar la cantidad de masa muscular presente en el cuerpo.
  • Pruebas de fuerza muscular: Se pueden realizar pruebas de fuerza muscular, como la prueba de levantamiento de peso o la prueba de agarre, para evaluar la fuerza muscular en diferentes grupos musculares y el rendimiento físico.
  • Evaluación de la función física: Además de medir la masa muscular y la fuerza, es importante evaluar la función física global del paciente, incluida la capacidad para realizar actividades cotidianas como levantarse de una silla, caminar y subir escaleras.
  • Análisis de sangre: Se pueden realizar análisis de sangre para evaluar los niveles de proteínas y hormonas relacionadas con la masa muscular, como la albúmina, la creatinina y la testosterona.
  • Evaluación de la ingesta dietética: El médico puede revisar la ingesta dietética del paciente para asegurarse de que esté consumiendo suficientes proteínas y otros nutrientes esenciales para mantener la masa muscular.

Tratamientos y ejercicios para combatir la sarcopenia en personas mayores

El tratamiento de la sarcopenia en personas mayores generalmente implica una combinación de estrategias e incluyen un cambio en el estilo de vida:

Tratamiento para combatir la sarcopenia

Ejercicio de resistencia:

El ejercicio de resistencia, como el levantamiento de pesas o el uso de bandas de resistencia, es fundamental para mejorar la fuerza muscular y contrarrestar la pérdida de masa muscular asociada con la sarcopenia. Se recomienda realizar ejercicio físico al menos dos o tres veces por semana, con una variedad de ejercicios que trabajen la función muscular.

Ejercicio aeróbico:

El ejercicio aeróbico, como caminar, nadar o andar en bicicleta, también es importante para mejorar la salud cardiovascular y mantener la movilidad. Se recomienda realizar actividad aeróbica de intensidad moderada durante al menos 150 minutos a la semana, según las pautas de actividad física para adultos mayores.

Nutrición adecuada:

Consumir una dieta rica en proteínas y otros nutrientes esenciales es crucial para mantener y reparar la masa muscular. Se recomienda consumir al menos 1,2 a 2 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, junto con una variedad de frutas, verduras y granos enteros.

Suplementos nutricionales:

En algunos casos, los suplementos nutricionales, como los batidos de proteínas o los suplementos de aminoácidos, pueden ser útiles para aumentar la ingesta de proteínas en personas que tienen dificultades para obtener suficientes nutrientes de su dieta.

Optimización hormonal:

En algunos casos, especialmente en hombres con niveles bajos de testosterona, la terapia de reemplazo hormonal puede ser beneficiosa para mejorar la masa muscular y la fuerza. También puede usarse la hormona de crecimiento.

Fisioterapia y terapia ocupacional:

Los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales pueden proporcionar ejercicios específicos y técnicas de movilización para mejorar la fuerza muscular y la funcionalidad.

Medicamentos:

Aunque no existen medicamentos específicos aprobados para tratar la sarcopenia, algunos medicamentos, como los agonistas de los receptores de la hormona del crecimiento, pueden ser investigados en el tratamiento de esta condición en el futuro.

Es importante que el tratamiento de la sarcopenia sea individualizado a cada uno de los pacientes con sarcopenia y supervisado por un médico u otro profesional de la salud, especialmente en personas mayores con otras condiciones médicas o factores de riesgo. Además, es importante seguir un enfoque integral que incluya ejercicio regular y haya una contracción del músculo esquelético, una nutrición adecuada y el manejo de condiciones médicas subyacentes para optimizar los resultados del tratamiento.

La información proporcionada en este artículo tiene fines informativos únicamente. Aunque nos esforzamos por la precisión, no asumimos responsabilidad por posibles errores u omisiones. Se recomienda verificar la información y, en caso de dudas, consultar a profesionales especializados
Valida Salvaescaleras
valida-logotipo

Valida Solutions S.L.U.

Copyright @2024

salvaescaleras opiniones
menu