solicitar presupuesto
right-chevron-white

Blog

información al día

Cómo combatir la soledad en ancianos

Personas mayores solas

La soledad en ancianos es un tema invisible pero muy presente en nuestra sociedad. Este problema psicológico afecta más de la mitad de la población de más de 80 años y conlleva repercusiones negativas para la salud física y mental. Además, hay personas que empiezan a sentir soledad a partir de su jubilación.

Cada vez somos más conscientes de cómo afecta la soledad en una persona, pero aún nos sentimos perdidos para poder combatirla. Por esta razón, te explicamos como afrontar esta situación.

Qué es la soledad en ancianos y el síndrome de la soledad

La soledad se define como el convencimiento de estar excluido o no tener acceso a interacciones creando una condición de malestar emocional ya que la persona no se siente comprendida o bien se siente rechazada. También puede sentir que no tiene compañía para hacer ciertas actividades.

Se puede distinguir entre dos tipos de soledades: la soledad objetiva y la soledad subjetiva. La primera no siempre implica un sentimiento desagradable y hace referencia a la falta de compañía, aunque puede ser buscado. La segunda sí que presenta un sentimiento desagradable y las personas se sienten solas y no es una situación buscada.

Por otra parte, existe el síndrome de la soledad, que es un estado psicológico que sale a consecuencia de ciertas situaciones relacionadas con la participación de actividades dentro de la sociedad y fracaso en la vida.

Persona mayor pensativa

La IMSESO ha hecho un estudio que calcula que 6 de cada 10 personas de la tercera edad tienen soledad no deseada, es decir soledad subjetiva.

¿Qué es soledad no deseada?

Como te hemos comentado, la soledad en las personas mayores no deseada o subjetiva es aquella que aparece sin ser buscada o deseada. Esto significa que por razones varias esta persona queda aislada de la sociedad y siente que no hay personas que puedan participar en ciertas actividades con ella.

Esta falta de contacto de forma involuntaria puede llevar a la depresión, deterioro cognitivo o hasta la aparición de otras patologías. Además, se ha demostrado que, al llegar a la tercera edad, se viven más experiencias que pueden dañar la salud mental También pueden existir ciertas patologías que provoquen el aislamiento forzado de la persona, ya que al sentir dolor o molestias puede que no tenga ánimos para salir de casa.

Factores de riesgo de la soledad

Existen distintas situaciones que pueden provocar el sentimiento de soledad no deseada en las personas:

  • El síndrome del nido vacío: los hijos abandonan el hogar familiar para independizarse.
  • Poca relación familiar:
  • Muerte de la pareja.
  • La jubilación: muchas personas mayores se sientan desplazados de la sociedad.
  • Falta de actividades.

Qué hacer si te sientes solo.

Problemas de salud asociados a la soledad de ancianos

La soledad es mala para la salud, así que el aislamiento social aumenta el riesgo de morir prematuramente y acorta la esperanza de vida. A causa de esta relación directa, las personas mayores tienen más riesgo de padecer alguna enfermedad. Las patologías a nivel físico y mental asociadas a la soledad son:

  • Demencia
  • Hipertensión
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Diabetes
  • Infecciones
  • Depresión
  • Pérdida de audición.

Qué hacer si un anciano se siente solo

La responsabilidad para paliar la soledad, no solamente la encontramos en las manos de la persona que se siente sola, sino también de su núcleo de convivencia (familiares y amigos). Para empezar a solucionar este problema, lo más importante es que la persona se dé cuenta de este sentimiento y quiera salir de él. Para ello se debe de buscar qué puede haber provocado este aislamiento para poder revertirlo. En caso de no saber cómo afrontar esta situación, un psicólogo puede ayudarlo a encontrar esta causa.

Muchas veces, la sensación de soledad aparece después de la jubilación. Muchas personas sienten que ya no forman parte de la sociedad y pueden sentirse aisladas. Existen muchas opciones para revertir esta situación, por ejemplo, hay personas que hacen actividades de voluntariado. Otras deciden hacer actividades que antes de la jubilación no podían hacer por falta de tiempo.

Llevar un envejecimiento activo combate los problemas de soledad. Hacer actividades y sentirse ocupado y realizado cambia a mejor el estado de ánimo de una persona.

También existen muchas asociaciones que luchan para combatir la soledad en personas de la tercera edad. Un ejemplo de ello es “Amigos de los mayores” que ofrecen servicios de cuidados de personas. Cuentan con más de 2600 voluntarios y atienden a casi 2600 personas mayores.

Consejos para combatir la soledad

Existen diferentes opciones para evitar la soledad, tantas como personas y gustos hay. Debemos encontrar la forma de mantenerse activo y en sociedad en función de los gustos y costumbres de cada persona. Según distintos estudios de la IMSERSO, el 28% de las personas mayores combaten la soledad con la televisión o salen a pasear. Tristemente, pocas personas optan para actividades que pueden crear el efecto contrario de la soledad: hablar con los vecinos, ir a bares o cafeterías, ir a un centro de personas jubiladas o bien a una residencia de ancianos.

Otras formas que existen para mantener una vejez activa es la familia, que suele tener un papel muy importante. Mantener el contacto con los familiares es un recurso clave para luchar contra la soledad, también el papel de abuelos puede ser un recurso clave para que la persona tenga un papel activo.

Qué hacer con abuelos

Si se cuenta con un grupo de amistades es muy interesante poder contar con ellos para realizar actividades conjuntas y tener relaciones sociales. Estas actividades pueden ser muy variadas: hacer deporte, quedar para hablar o hacer viajes del IMSERSO entre muchas otras opciones.

Otra opción muy interesante son las actividades de voluntariado ya que las personas que sienten que han quedado apartados de la sociedad a causa de la jubilación, pueden retomar este sentido de utilidad en la sociedad convirtiéndose en voluntario.

Ahora, más que nunca, están surgiendo muchas opciones para poder llevar un envejecimiento activo y mejorar la calidad de vida. Muchos ayuntamientos organizan actividades para personas mayores de 65 años, ya sean actividades culturales, cursos educativos o actividades físicas. Hasta hay universidades que ofrecen clases a personas de la tercera edad que quieran retomar los estudios.

valida-logotipo

Valida Solutions S.L.U.

Copyright @2021

menu